jueves, 24 de abril de 2014

Aprendiendo con la yaya

Haciendo limpieza de armarios, apareció uno de esos trocitos de memoria que guarde hace mucho tiempo como una de tus "obras de arte". Antes los guardaba en una caja de recuerdos, pero al abrirla solo yo sabía la historia. Con el scrap, puedo reflejar la historia que la envuelve, y así guardarlo todo junto: imágenes, historia y "reliquia".

La yaya estaba ya muy malita, pero cuando dijiste que querías aprender a hacer punto, se puso manos a la obra. Era tarde, habíamos estado jugando a los disfraces y aún llevabas restos de pintura (mira que te gusta pintarte). 
Subí a la terraza a buscar una madeja de lana que compre hace mucho tiempo para el scrap (vamos esas cosas que nunca se para que servirán, pero por si acaso...). Y como no teníamos agujas, os arreglasteis con unos palillos del japones de nuestro cumple que había guardado para escrapear (socorrido síndrome de Diogenes). Y, chino chano, te enseñó a hacer punto como había hecho conmigo cuando era pequeña.
Detrás de la foto, hay un desplegable en el que he puesto las demás fotos del proceso de aprendizaje, en las que se siente la relación tan especial que teníais la yaya y tú, en la que te explico mis sentimientos al veros.

Aún nos duele y la echamos mucho de menos, pero esta página también nos ha servido para hablar de ella y recordarla con alegría, hablando de las cosas que hacíamos. Realmente, el scrap es terapéutico, cura heridas y te deja una sonrisa en el corazón.

3 comentarios:

Maite dijo...

Hola Conchi,

Que me he emocionado leyendo esto. Si es que las yayas son lo mas especial del mundo.

Un abrazo

Maite

Alba dijo...

Un LO muy bonito, pero lo mejor, el recuerdo de esos momentos que vivisteis las 3 :-) (y lo de poner el trozo que tejió directamente en el LO queda genial! una gran idea!)

Raquel Reyes dijo...

Preciosa y muy emotiva. Un gran momento que debía ser scrapeado con sentimientos incluidos !!!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...